Now Playing Tracks

“Mandarinas de Papel” de Manuel Julián llega a Sitges

 

 En el incomparable marco del Port d´ Aiguadolç, a escasos metros de la playa de La Marina y reunidos en el Salón Cosmos del Hotel ESTELA de Barcelona celebraremos en Sitges la nueva presentación del libro Mandarinas de Papel para la comarca del Garraf.

Presentación en Sitges del libro: “Mandarinas de Papel”.

Escrito por Manuel Julián, autor local.

 

Novela ambientada en Barcelona y México durante la década de 1953 a 63.

Descrita en un lenguaje ameno, su narrativa es envolvente y con una riqueza de vocabulario que atrapa al lector en el ambiente de una época distante.

 

Confluye el estilo romántico, histórico y de aventuras con un ligero soplo de literatura fantástica en su conclusión.

 

“Mandarinas de Papel” es el resultado de diez años de investigación. Los personajes crecen con la historia, vencen sus diferencias, se enfrentan a sus miedos y sobreviven. El argumento se desarrolla a través de ocho personajes principales y otros secundarios que conviven en sus páginas dándole armonía y coherencia. La voz en off del narrador nos permite adentrarnos en una literatura intimista y reflexiva, que ayuda al lector a llegar a sus propias conclusiones.

 

En las descripciones intervienen más de cien localizaciones perfectamente reconocibles y que añaden credibilidad al relato.

“Mandarinas de Papel” puede transportarnos a la adolescencia perdida, a la emoción del primer amor, la lealtad al amigo y el temor a fracasar.

Esta historia habla de nosotros, de cuando perdimos nuestra autoestima, y todo a lo que estábamos dispuestos por recuperarla.

 

 

FIRMA de LIBROS
Me alegraría mucho contar con tu presencia.
http://doodle.com/564t332e7tzrfk7z

Lectura recomendada

imageimage

Ahora que las hojas adquieren el color cobrizo del otoño y los días se acortan refrescando por la tarde, quizá te apetezca leer un rato cerca de tu humeante taza y afelpadas zapatillas.

El refugio del lector de novelas es un lugar de un solo ambiente, el literario. Para ello necesitaremos la luz adecuada, el sillón y el entorno adecuados. Lejos de los ruidos, prisas y preocupaciones, el libro nos transporta a lugares y momento que no habíamos imaginado. Pronto las páginas absorberán inadvertidamente nuestra atención conduciéndonos por todos los caminos posibles de la imaginación.

Habremos llegado a la hora de la cena y casi sin darnos cuenta dejaremos nuestro libro sobre una mesita anhelante de nuestro regreso.

Te recomiendo el siguiente libro: Mandarinas de Papel. Por muchos motivos.

Otra recomendación: El sillón podría ser este, La Carretilla de libros Booknist

Con suficiente espacio para transportar tu libros preferidos y una lámpara de lectura con tulipa. (no me gustan las luminarias que me deslumbran y fatigan la visión)

http://www.dezeen.com/2007/07/10/bookinist-by-nils-holger-moormann/

PLIS y PLAS

PLIS y PLAS

O de cómo las cosas nunca son tan sencillas como parecen.

7:59am. Línea 1 del metro de Barcelona. Un hombre pasa su billete por la máquina de acceso y se abre la puerta para que entre. Justo en ese momento nota tras de sí, la presencia de alguien que pretende pasar al mismo tiempo que él, pero sin billete. Entonces, de manera inesperada y por un motivo que nunca sabremos; quizá porque se siente indignado al comprobar su múltiples gastos en cosas tan sencillas como comprar un billete y luego decepcionarse al presenciar cada día que tantos otros viajan sin pagar. O quizá por la impunidad del acto o por motivos personales, el hombre se detiene en la puerta y se da la vuelta. Detrás de él un joven con rastas y la típica cara de sueño de un lunes por la mañana. El hombre le mira y luego le dice:

-No vas a pasar

El joven despierta de su anodino letargo y le insulta y forcejea para intentar colarse. En la puerta de al lado una jovencita con mochila de instituto va a pasar con su billete y el joven se pone detrás de ella para pasar también, pero se encuentra de nuevo con el hombre de antes, que insiste a voces que no va a pasar. Lo cierto es que el joven consigue eludirlo y se encamina lanzando improperios hasta el andén.

He pensado esta mañana en lo que he visto, en realidad una situación desagradable, pero lo que más me ha sorprendido de todo esto ha sido la reacción del resto de personas que pasaban por allí. Han mirado al hombre como si fuera un lunático enloquecido y al joven como una indefensa víctima intentando escabullirse. Podría pensar que el acto de “No vas a pasar sin billete” ha sido una iniciativa muy valiente e incluso cívica, pero con los tiempos que corren, no estoy seguro de que lo más sensato sea arriesgar la vida por un billete de metro. En cualquier caso siento mucha tristeza por todo el entramado al que algunos llaman sistema; subida de precios en los transportes, jóvenes estudiantes sin ingresos, la falta total de respeto, educación y ética en una sociedad enferma de egoísmo y vulgaridad. ¿Cómo recuperan las empresas de transporte todo el dinero que se pierde anualmente por llevar a pasajeros sin billete? ¿Es este uno de los motivos por los que se aumenta constantemente las tarifas de transporte?

Las cosas no se solucionan en un plis plas, el hombre, que no era un guarda jurado ni empleado de ferrocarriles, simplemente se sintió impulsado a un acto de conciencia. El joven en cambio, se sentía justificado porque no podía pagar el billete. Las cosas no son tan sencillas como parecen.

 Imagen de David Muñoz

http://davidmunozpuga.blogspot.com.es/

La máquina del tiempo

 

Lo que seduce de la idea de una máquina del tiempo, es el poder regresar al pasado para rectificar algo, para poder corregir aquello de lo que quizá no estamos orgullosos o fracasamos, aquello de lo que después de tantos años, nos damos ahora cuenta de que deberíamos haber hecho de otra forma, de otra manera.

En Mandarinas de Papel, el personaje principal, no tiene la oportunidad de adentrarse en una milagrosa máquina del tiempo, pero sí de retroceder de algún modo, diez años atrás, hasta el punto donde debe enfrentarse a sus propios miedos. A esos lugares inhóspitos en la selva de Yucatán, donde perdió a su mejor amigo.

Regresa a mi mente todo aquello que conformaban mis recuerdos de infancia, y cuando he vuelto al lugar donde crecí, aunque el espacio temporal de mis recuerdos parece confuso, han capturado mi memoria. Cuando no soy casi capaz de identificar los mismos lugares, o al menos no como yo los recordaba, sí que sin embargo el olor, la atmósfera, la luz, los pequeños indicios de las calles y rincones  que frecuenté a diario, esas misteriosas coordenadas me han devuelto, de alguna manera, el amor por todo aquello que viví, o todo aquello que atesoro en mi corazón con tanta fuerza como las palabras que se agolpan en las páginas de esta historia.

La verdad es que una gran parte del libro se desarrolla en El Prat de Llobregat, en el campo de la aviación donde surgieron los primeros pioneros del aire. En los barrios, campos, parques y pupitres de mi añorada infancia.

Releer sus páginas nos transportará a un momento insólito que quizá no vivimos personalmente, pero que podemos visualizar a través de las narraciones o que a través de la descripción de los lugares puede transportarnos mentalmente a momentos entrañables de un pasado que casi nos roza con la punta de sus dedos, que son como páginas.

Leer un buen libro en el tiempo en que vivimos; con nuestras preocupaciones y dificultades diarias, puede añadir un paréntesis precisamente en nuestra rutina, en nuestras agotadas decepciones. Nos ayuda a descansar nuestra mente y nuestro corazón de la angustia, a veces, de no encontrar soluciones a los problemas de cada día y que pueden ser múltiples y diversos.

Recomiendo la lectura de Mandarinas de Papel porque nos ayuda a  afrontar algunas situaciones con otra actitud, desde otra perspectiva, los personajes crecen, luchan y sobreviven. Si leemos esta historia descubriremos que esto es exactamente lo que siempre hemos deseado: amar sin no rendirnos ni desfallecer. Creer y luchar siempre con el mismo convencimiento de que sea lo que sea que logremos, habrá merecido la pena.

To Tumblr, Love Pixel Union